octubre 21, 2008

El adiós


Un grito al final del anden anunciaba la salida del próximo tren. Con un largo suspiro tomo mi maleta y me subo al vagón, justo en el momento en que el tren inicia su movimiento.

Sentado en mi fría butaca, observo unas pequeñas gotas golpeteando mi ventana, llamando mi atención. Al mirar a través de la ventana observo los hermosos campos que me vieron crecer y que me rodean. Campos que pronto serán cambiados por grandes edificios, luces de mil colores y experiencias por vivir. Con los ojos vidriosos y una voz entrecortada digo “adiós”.

Foto:BritishYosef